5 feb. 2013

Los marcianos sinfónicos de Jeff Wayne

 
Los marcianos de H. G. Wells se imponen al resto de conquistadores espaciales fundamentalmente por dos motivos: porque son los originales y porque son los mejores. Siendo indulgentes con la ingenuidad del planteamiento, literariamente no encuentran parangón con ningún invasor posterior. Además, tienen la virtud de haber conquistado la Tierra en un sinnúmero de formatos. Empezaron haciéndolo desde la misma literatura en la fundacional La guerra de los mundos (1898), de la mano de H. G. Wells, el padre de las criaturas. Después hallaron la forma de colarse en nuestros transistores gracias a la versión radiofónica de Orson Welles, quien en 1938 decidió perpetrar una de las gamberradas más célebres de la historia de los medios de comunicación: narrada desde una óptica periodística, la adaptación de Welles convenció a muchos radioyentes de estar siendo invadidos de verdad por los tipos del espacio [*]. No contentos con todo esto, los marcianos se colaron en Hollywood y sirvieron de materia prima para el rodaje de dos películas dirigidas por Byron Haskin y Steven Spielberg (1953 y 2005, respectivamente), descontando la versión de Asylum. Más adelante resolvieron dedicarse a las matemáticas y sumaron dos y tres al arte cinematográfico para asentarse en el cómic y el videojuego (cabe destacar el segundo tomo de La liga de los hombres extraordinarios de Alan Moore). Obras de teatro, espectáculos y homenajes literarios, como El mapa del cielo de Félix J. Palma, fueron también campos de ocupación para ellos. Por último, los marcianos conquistaron el escenario musical en una adaptación orquestada en 1978 por el maestro Jeff Wayne, postrero de una larga dinastía de artistas.
Una de las láminas que acompañaban al vinilo
Si bien fuera del mundo anglosajón su fama no fue demasiado notable, Jeff Wayne's Musical Version of The War of the Worlds constituye uno de los trabajos de rock sinfónico más emblemáticos de la historia. Se trata de una de esas grandes obras, llenas de poesía y majestuosidad, que no trascienden a los campos de lo popular y acaban como piezas de culto, muy aclamadas entre los musicólogos y melómanos aunque desconocidas por gran parte del vulgo. Este doble álbum de Jeff Wayne resulta tan ecléctico que se lo ha clasificado con muchas etiquetas, desde banda sonora hasta ópera rock, pasando por musical, fusión, electrónica o rock sinfónico, y ciertamente hay algo de todo eso (aunque de banda sonora tenga poco [**]). Se trata de un disco épico y potente, rebosante de recursos experimentales y casi vanguardistas para el panorama musical de los setenta, con una soberbia orquesta sinfónica, un empleo medido del sintetizador y bastantes efectos especiales. Pero la base instrumental del disco sigue siendo el rock, es decir, guitarras (con un pedal fantástico), batería y un bajo que cobra un protagonismo absoluto en algunos tramos. Un rock auxiliado, eso sí, por vientos, cuerdas y teclados.
En cuanto a su valor narrativo, estamos sin duda ante una de las más fieles adaptaciones de la novela. La música se acomoda perfectamente a la narración. La guerra de los mundos de H. G. Wells no es la excusa para montar un espectáculo musical de tal magnitud; realmente constituye la esencia del disco. Hay espacio en la música para el terror, la incertidumbre, la desolación y la esperanza. Los temas que describen a los marcianos son realmente inquietantes, tan alienígenas como los propios marcianos, y el clásico ulular descrito en la novela (el celebérrimo u-la!) ha sido musicalmente adaptado hasta conformar un leitmotiv recurrente que evoca a la perfección la naturaleza extraña y monstruosa de los visitantes. El primer disco, más instrumental, se centra en la llegada de los marcianos, mientras que el segundo narra los acontecimientos de una Tierra en poder de los trípodes y la maleza roja. Cabe destacar las geniales interpretaciones, tanto recitadas como cantadas, de los colaboradores de Wayne, músicos y artistas de la talla de Julie Covington, Phil Lynott, David Essex y Justin Hayward, así como la estrella del celuloide Richard Burton (quien participa en el disco en el papel del periodista narrador). En España se lanzó, además del álbum original, una versión en castellano, narrada por el actor Teófilo Martínez. Personalmente, el trabajo de Martínez me parece magnífico, pero la alternancia entre las partes narradas en español y las cantadas en inglés no termina de cuajar. Así y todo, como curiosidad merece la pena escucharlo.
Trípodes atacando el Londres victoriano
No exagero cuando afirmo que Jeff Wayne´s War of the Worlds está entre mis álbumes preferidos de todos los tiempos. Comparte podio con trabajos de la talla de The Wall, de Pink Floyd, con el que guarda ciertas similitudes (ambos son álbumes conceptuales de rock sinfónico). Pero la obra de Jeff Wayne no solo tiene importancia para quien suscribe. A pesar de no colarse del todo en los páramos de la cultura popular, obtuvo numerosos galardones, permaneció durante años en los primeros puestos de las listas de ventas del Reino Unido y su nueva versión, The new generation (2012), la ha catapultado de nuevo al punto de mira de propios y extraños [***]. No ha sido la única, ya surgieron relanzamientos en 1982 (Higlights, versión corta con ediciones de radio), 2000 (ULLAdubULLA, un conjunto de remixes) y 2005 (Collector's Edition, una colección completa de siete discos con los temas originales y muchísimas versiones y rarezas), todos ellos acompañados de las magníficas pinturas de Geoff Taylor, Peter Goodfellow y Michael Trim, quienes supieron ilustrar los temas con un aire perfecto entre pulp y victoriano. Sin embargo, The new generation tiene la virtud de ser la primera versión verdaderamente nueva desde 1978, ya que todos los temas han sido regrabados, se les ha añadido efectos, se ha depurado el sonido, se han incorporado nuevos músicos y artistas (con Liam Neeson sustituyendo a Richard Burton), han vuelto a diseñarse las ilustraciones… Quizá esta versión moderna y más electrónica no era necesaria, ya que la inaugural sigue sonando tan actual y vigente como si acabara de componerse. Pero a los frikis de Jeff Wayne nos encanta que haya una producción nueva que refresque la leyenda. Después de todo, su intención no es sustituir a su predecesora: siempre podremos volver al clásico cuando nos apetezca.
Con Jeff Wayne's Musical Version of The War of the Worlds, mítico doble álbum que pasará a la historia de la música como la obra maestra que es, los marcianos de H. G. Wells ya pueden darse por satisfechos. Han conquistado la Tierra tantas veces y en tantos formatos que pocos les quedan por probar. ¿Alguien se anima con una versión poética o una performance?
 
* Menos conocida pero mucho más traumática fue la emisión radiofónica de La guerra de los Mundos en Quito, la capital de Ecuador, donde la enfurecida masa arremetió contra los estudios emisores del falso reportaje con palos y piedras, hasta el punto de prender fuego al edificio y provocar nueve muertes en los disturbios.
** Aunque a finales de los setenta hubo una reedición del filme de 1953 con la música de Jeff Wayne integrada, lo cierto es que el álbum que nos ocupa constituye un trabajo musical independiente, ajeno a la industria cinematográfica, que bebe directamente de la fuente literaria. Siendo poco rigurosos, podría considerarse a Jeff Wayne´s War of the Worlds como la banda sonora de la novela original de Wells.
*** En 1975, un jurado al cual pertenecían los cineastas Steven Spielberg, George Lucas y Alfred Hitchcock señaló el trabajo de Jeff Wayne como la mejor producción musical de ciencia ficción de todos los tiempos.
 

7 comentarios:

  1. Buen disco. Recuerdo que me lo pillé en casette cuando apenas levantaba un palmo, y desde entonces estoy enamorado de él. Ojalá hicieran más música de este estilo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay otros álbumes conceptuales de rock sinfónico o de ópera rock que, sin estar a la altura de este trabajo, son bastante recomendables. Uno de ellos es el "Viaje al centro de la Tierra" de Rick Wakeman, por decirte uno que se asemeje al que nos ocupa. Tampoco podemos olvidarnos de "Spartacus", del propio Jeff Wayne, que aunque está a años luz de "La guerra de los mundos", no es un mal álbum.

      Gracias por comentar.

      Eliminar
  2. Hola Ramón,

    Gran recomendación. Si alguna vez puedo le echaré una oreja al álbum, tiene buena pinta lo que dices. Pero ¡ay!, qué difícil se me hace ahora dedicar una hora o dos, en exclusiva, a oír un disco como se merece.
    Pero yo, que soy un poco tocapelotas, también venía a decirte que Alfred Hitchcock murió en 1980.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Pedro.

      Me gustan los tocapelotas, sin ellos uno no puede corregirse y mejorar. Ha sido un baile de teclas, la fecha correcta es 1975. Lo cambio inmediatamente, ¡gracias!

      En cuanto a escuchar música, yo aprovecho sobre todo los viajes en coche. Pero claro, tú trabajas en casa, y cuando coges el carro supongo que lo haces con toda la familia a cuestas. ¡En tu caso el tiempo no es oro sino mithril!

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El coche es una gran opción, pero los desplazamientos suelen son cortos (lo que limita la escucha a algunos temas y no te deja oír el disco entero, lo cual es aún peor en un disco de este tipo, supongo, que son más "unitarios"). Y supongo que tampoco es el medio ideal para escuchar música, ya que se pierden matices. Pero sí, es de las ocasiones en las que algo oigo.

      Lo de que se me haga difícil no es sólo por la falta o no de tiempo (cada vez hay más, los niños se hacen inevitablemente mayores e independientes; por ejemplo, llevamos ya un tiempo a razón de 2 e incluso 3 capítulos de "Mad Men" cada noche, algo impensable hace apenas unos meses). Pero si encuentro una hora, el cuerpo no me pide ponerme música y estarme ese rato escuchando sin hacer nada. Y yo soy de los que no puede leer (ni trabajar) con música. Hubo una época (entre los 14 y los 20 o así) en que sí escuchaba mucho. Y descubrías a un grupo y te empeñabas en ir recopilando toda la discografía, y oyéndola completa. Ahora ya no, definitivamente no la tengo entre mis aficiones principales.

      Pero bueno, sigo atento a todas tus recomendaciones (libros, música, juegos), siempre es bueno tener referencias de gente que es de fiar.

      Otro abrazo para ti.

      Eliminar
    2. Efectivamente este disco, en su calidad de álbum conceptual, forma una unidad tanto musical como narrativa, con unos cuantos leitmotivs que se van repitiendo sin llegar a ser cansinos. Lo suyo es escucharlo de corrido, claro, pero sobre todo lo mejor es reescucharlo una y otra vez.

      Por cierto que Lagartija Nick, quienes creo que te gustan, querían grabar una versión propia de este disco, en directo, y andaban tras los derechos. No sé en qué habrá quedado el proyecto; habrá que preguntarle a San Google.

      Si puedes ver dos o tres capítulos al día de "Mad Men", desde luego tu tiempo libre se ha dilatado bastante. Gran serie, por cierto; nosotros vamos a por la última temporada. Te recomiendo "Homeland", es corta y muy recomendable.

      Y bueno, gracias por visitarme de vez en cuando y tener en cuenta mis recomendaciones. Bien sabes que soy de gustos frikis, amén de que he orientado este blog fundamentalmente a la promoción de autores patrios de género (leo otras cosas, pero prácticamente solo los reseño a ellos). Más que nada lo hago por destacar un poco en la blogsfera: para reseñas de "Juego de tronos", con darle una patada a una piedra ya te salen diez o doce. :-/

      ¡Abrazos!

      Eliminar

¡Gracias por comentar!